Conferencia de Madrid | Jacques-Alain Miller

facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

jacques-alain-miller-webConferencia pronunciada el sábado 13 de mayo 2017 en el Palacio de la Prensa de Madrid.

APERTURA DEL COCO

Texto escrito y difundido la mañana de la Conferencia.

¡Que viene el Coco!

Pero no soy yo un Coco como los demás Cocos.

El Coco común nació en el siglo XVII. Wikipedia: “Aunque el texto de Antón de Montoro deja claro que el personaje era ya bien conocido en el siglo XV, la nana más antigua sobre el Coco que conozcamos es del siglo XVII, y se encuentra en una obra dramática, el Auto de los desposorios de la Virgen, de Juan Caxés. Dice así:

quevieneelcoco-artmillerEa, niña de mis ojos,

duerma y sosiegue,

que a la fe venga el

Coco si no se duerme.

La versión más conocida, cantada con la melodía de la canción de cuna Rock-a-bye Baby, tiene su rima en “a”:

Duérmete niño, duérmete ya,

que viene el Coco y te comerá.

Wiki enumera varias variantes significativas. En una, “muy popular”, el Coco “se lleva a los niños que duermen poco”. Personalmente duermo poco estos días y noches, pero no tengo miedo del Coco.

Agrega Wiki la versión propia de la poetisa Isabel Escudero, quien se arriesga a interpretar al deseo del Coco:

“¿Sabes tú, niño, qué quiere el Coco?

Que tengas miedo (ni mucho ni poco)”

Mi deseo como Coco es bien distinto. Quiero, niño, que no tengas miedo. Que no tengas miedo de mí, ya que te quiero despertar, que tengas miedo de los que te quieren dormido, debilitado y sumiso.

¡A despertar ! ¡A hablar !

Mira que viene el Coco y te va a llevar con él

Aplastar a la Cucaracha y a los otros monstruos antipopulares !

Jam, NOTA BENE

Comienzo de mi conferencia que ahora, 8:15, voy a escribir sin parar hasta las 15:15. La hora de la conferencia ha sido desplazada sin consultarme. Empezaré a las 16:00 como está previsto, antes se escuchará a Susana. La encontré ayer en el aeropuerto de Madrid: linda abogada venezolana, justo llegada de Caracas, que describe con la más completa autenticidad la situación de su país. Hablará después nuestra colega, miembro de la NEL, Raquel Cors Ulloa, que ha vivido diez años en Caracas antes de desplazarse a Santiago de Chile. Se dedicará un tiempo a un debate con las dos oradoras. Presidentes: Miquel Bassols y Rosa López. Hasta luego.

LA CONFERENCIA TUVO LUGAR A PARTIR DE LAS 16 HORAS EN LOS TÉRMINOS SIGUIENTES

¿Han visto la apertura sobre el Coco? No la voy a retomar dado que todos la han leído en Lacan Cotidiano (1). Entraré directamente in media res, en el asunto mismo, en el tema de mi conferencia. Hablemos con franqueza.

Palabras… y no palabras

Si la totalidad del Campo freudiano en Latinoamérica se ha conectado para escuchar esta conferencia y participar en el debate abierto, no es para oírme hablar de la victoria macronista en la elección presidencial. Es un acontecimiento por todos conocido, ya es histórico, está frío. Lo que está caliente, lo que arde, lo que quema, lo incandescente, es otra cosa: ¿es saber cómo hará Miller para salir del apuro en que lo han metido los 500 likes que obtuvo la Nota de Jorge Alemán sobre Jacques-Alain Miller (2)?

Por supuesto, todo ha sido un gran malentendido, Jorge ha aclarado muy bien la cosa.

Pero esto no impide que en esta ocasión se haya podido ver algo que hasta ahora estaba muy escondido: cierto estado de ánimo que había respecto a mí en varios sectores de la EOL, digamos que cierto resentimiento, en algunos casos una verdadera hostilidad. Yo diría que había de todo: distanciamiento, desconfianza y, en ocasiones, una pizca de desvalorización La noche de Facebook –para mí era de noche, en Argentina era de día, me parece– cuando estaba escribiendo mi Éxtimo 22 (3) con Diana en la primera página, recibía constantemente mensajes de mi amiga Raquel Cors diciéndome: “¿Pero qué pasa en Facebook? Hay un brote de transferencia negativa”, etc.. “¡Tus propios analizantes! ¡Tus ex-analizantes te critican, te pisotean! ¡Es un aluvión!”

Debo decir que me fue muy grato, el lunes, recibir por mail la carta de Lito Matusevich. Al menos uno se alzaba para defenderme, para defender y desarrollar mi argumentación. Lo difícil, quizás lo más difícil para mí en la noche del sábado al domingo, no fueron las palabras de los que escribieron sino las no-palabras de quienes no escribieron, de quienes no me defendieron. ¿Dónde estaba mi gran amiga fulana de tal, dónde estaba mi gran amigo fulano de tal? Finalmente se levantó Jorge Chamorro, sin contactar previamente conmigo, tampoco Lito Matusevich lo había hecho recientemente. Así, Chamorro se levantó, y estoy contento de decirle que aprecio enormemente su carta, su coraje y su inteligencia –sobre todo por entender que, en ciertas circunstancias, la prudencia exige actuar sin prudencia. El término “prudencia” tiene dos sentidos distintos: la prudencia en el sentido de Aristóteles exige actuar sin la prudencia burguesa.

No me voy a extender en este registro. Basta. No tengo ganas de instalarme en la posición del juez que opina sobre la moralidad de mis colegas, de sus virtudes o de su falta de virtud. Cada uno hizo lo que pudo. Cada uno hizo lo que le complacía. Como dice el poeta: Trahit sua quemque voluptas [“Cada cual sigue su inclinación”]. Son palabras de paz. Algunos hicieron lo que podían para herirme, no solo por su transferencia negativa, sino también para obligarme a desplazar mi atención hacia el culo del mundo, como ustedes mismos, argentinos, llaman a veces a su propio país.

Proctología

Me han obligado a desplazar mi atención hacia ustedes, ¡cuando estaba, y estoy aún inmerso en la formidable batalla política de la Escuela de la Causa Freudiana para apoyar a las fuerzas democráticas anti Le Pen! [JAM manifiesta cólera] Hay un pequeño libro del Cardenal Mazarino dirigido a los políticos que empieza diciendo: Atención, si tiene usted un temperamento colérico debe tener cuidado de no expresarlo. ¡Yo quería empezar mi discurso en un tono más tranquilo y…! Tienen que perdonarme, es culpa mía, mi grandísima culpa.

Esos colegas que me han herido, que querían atraer mi atención, me necesitaban como proctólogo del país. Han logrado obtener una sesión de proctología argentina por parte de un especialista de París.

Montaigne, hacia el final de sus Ensayos –estos constan de tres volúmenes, a los que no paró de agregar cosas–, cerca del final de esa obra enorme, escribe este pensamiento, fuerte, potencialmente revolucionario: Cada hombre está sentado sobre su culo. Esto supone la decadencia de la monarquía. La Revolución francesa está ya en esa frase –veo que Rose-Marie Bognard está de acuerdo. Añadamos que, esta frase, es válida para el género humano, hombres y mujeres. Pero añadamos también que en el culo masculino hay un pequeño órgano oculto que se llama la próstata y que, de vez en cuando, requiere ser tocado, casi acariciado, por el dedo experto de un médico, a partir de cierta edad. Lo experimenté, por primera y única vez, hace dos años. Se puede decir que a través de Facebook la mitad de la EOL me metió el dedo en el recto, luego olfateó su dedo tras sacarlo y pronunció su diagnóstico: “Esto no huele a una sublimación correcta”.

Otros hicieron todo lo posible para no ser protagonistas del acontecimiento, para hacerse olvidar, pero en realidad su silencio era un elemento clave de la situación, como el silencio del perro de los Baskerville en las aventuras de Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle. Su silencio equivalía al “Yo no lo conozco” de Pedro cuando reniega de Cristo. ¡He aquí que me estoy comparando con Cristo!

Hubo una tercera categoría, poco numerosa, y tanto más preciosa por este mismo hecho, la de quienes ya no podían aguantar más la morgue populista de la EOL, el franco desprecio hacia el Estado de derecho, el apoyo al infeliz régimen venezolano de Maduro, que va derecho contra el muro, el Maduro-muro.

Estoy seguro de que quienes, en la EOL y en la ELP, defienden siempre y aún al chavismo por fidelidad a sus ideales izquierdistas de antaño, saben muy bien que ese chavismo está condenado.

En lo que a mí se refiere, estoy harto del entusiasmo de la izquierda –de la cual considero que formo parte– por las causas perdidas (4). Defender las causas perdidas es cuestión de narcisismo, Lacan lo subrayó. Cenando anoche con algunos colegas, les dije que quería conocer nuevamente períodos como el del Frente Popular en Francia, o el de la Liberación de 1945, en los que se consiguen realmente resultados efectivos para la clase obrera –en los que se obtienen, como se dice ahora en términos más complejos, resultados efectivos a largo plazo, duraderos. Las conquistas en Francia del Frente Popular perduran, las de la Liberación también perduran. Debo decir que no me impresiona el radicalismo de puro semblante de pequeño-burgueses que se consagran a hacer carreras y a proteger sus privilegios fingiendo ser revolucionarios.

Bien. Todo eso formó parte de mi instante de ver durante la noche del sábado al domingo. Eso me permitió ver quién era para ustedes. Y decidí no ser más esa persona, no seguir siendo ese amo a quien se intenta herir, ni tampoco ese amigo a quien no defiende ninguno de sus amigos, o casi ninguno.

Jam 1 y Jam 2

Fundé la AMP. Fue el resultado de un proceso largo, de numerosos años, que implicó a muchas personas. La creación de la AMP, como la de las siete Escuelas, fue – lo digo como me vino al escribirlo hace dos o tres horas– un triunfo del amor, de la transferencia positiva hacia el psicoanálisis, hacia Lacan, hacia la comunidad de los analistas y, también, hacia mí. Estas creaciones nos dieron confianza en nosotros mismos durante años.

¿Dónde estamos 25 años más tarde? Me invitaron a la EOL para una conmemoración. No fui. No me gustan las conmemoraciones, suenan a falso. La libido se ha ido. Queda la tumba. Me gusta el momento que se querrá conmemorar veinticinco años después.

¿Dónde estamos? Todo funciona. Les creé un mundo que se llama el Campo freudiano, con la AMP, sus escuelas, sus Institutos, sus revistas, sus reglas bien engrasadas, calefacción central, todo el confort. Un automaton gigantesco, un algoritmo de primera calidad gobierna el Campo freudiano –lo que gobierna no es ni el relámpago, ni el niño, como en Heráclito. Ya no se necesita al fundador. La fundación, el fundador, son cosa del pasado. Y debo decir que, en este momento, no sé si siento por vosotros el amor y la estima que sentía antes. La herida de la semana pasada está ahí.

Lo diré de esta manera: Jacques-Alain Miller primera época ha fallecido. Ha muerto. Podéis hacerle todos los reproches del mundo, él permanecerá tranquilo en su ataúd. Sé que en los 37 puntos de conexión a los que se retransmite esta conferencia, decenas de colegas han preparado con un placer taimado, supuestas preguntas para torturarme en referencia a una frase que dije sobre Evita, en referencia a una observación que hice sobre la acogida por parte de Perón de decenas de nazis. Sabed que, en adelante, a partir de ese instante de ver y de los primeros momentos de mi tiempo para comprender, estoy inmunizado contra vuestras flechas y vuestros puñales. Ha nacido Jam segunda época y él no pagará las deudas de su predecesor. Si hay deudas, si tengo deudas con vosotros, quizás también haya algunas deudas de vosotros hacia mí –puede ser. No saldaremos las antiguas deudas.

El Campo freudiano clínico, existe. Las Escuelas, que son también las organizaciones profesionales de los analistas lacanianos, existen. Todo está bien articulado, es sólido. Si hay tensiones internas, vosotros las tratáis, vosotros las trataréis. No he intervenido en los asuntos de las Escuelas desde hace no sé cuantos años.

Jam segunda época, en realidad nació el pasado sábado. Con cada puñalada al Jam número 1, Jam número 2 cobraba nuevas fuerzas. Ahora, Jam 2 se consagra a hacer existir el psicoanálisis en el campo político.

Nunca Freud, ni Lacan, hicieron nada similar, ¿verdad? Es un paso que yo doy, pero lo hago ya con muchos otros. Especialmente con la admirable École de la Cause Freudienne, cuyo Consejo de Administración, por unanimidad, votó en los primeros días de marzo su apoyo político y financiero a la estrategia de los Foros anti Le Pen. Le siguió unánimemente el Consejo de UFORCA (Unión para la Formación en Clínica Analítica), que reúne a las 18 secciones clínicas francófonas, impecablemente gestionadas todas desde hace 25 años sin crisis –ni siquiera “crisis” entre comillas, como las que conoce estos días el NUCEP de Madrid.

En cada lugar, la casi totalidad de los miembros de la ECF y de los amigos de la Escuela, los de la Asociation de la Cause freudienne, han entrado en lucha. Estoy orgulloso de ello como analista, como lacaniano y, es más, como francés. Y agregaré lo siguiente: estoy orgulloso de ello como judío.

“Tú eres judío”

Nunca quise hablar como judío, porque nada me autoriza a hacerlo. Soy totalmente ignorante del judaísmo. Lo único que tengo del judaísmo es lo que me transmitió mi padre: “Tú eres judío”. Y nunca he tenido la ocurrencia de hablar “como judío”, como alguien cuya familia fue exterminada en Polonia o cosas así. Nunca me ha pasado, en toda mi vida.

Pero descubrí hace una semana que si bien yo nunca hablaba como judío, si yo no pensaba y no hablaba en tanto que judío, sí se podía por el contrario escuchárseme en la AMP como judío. Cuando dije que Perón había acogido a SS en Argentina (sin duda lo hizo bajo presión del Vaticano, así me lo han hecho observar), Juan Carlos Tazedjián – quizás está hoy aquí, entre nosotros–, de Valencia, España, me escribió una carta que fue publicada, una carta amistosa, diciendo: “Entiendo que, como judío, ese hecho le toca”.

Creo que Tazedjián no mide exactamente lo que dijo. Dijo, de manera implícita, que preocuparse por la excesiva benevolencia de un jefe de Estado hacia el nazismo es un asunto de judío. Nunca pensé que yo hablaba como judío, pero si es lo que me atribuye el otro que me escucha, lo asumiré.

En primer lugar, si es así, eso demuestra que para resistir al fascismo y al nazismo, los pueblos necesitan a los judíos, quienes están especialmente concernidos por la existencia y el mantenimiento del Estado de derecho y de democracia.

En segundo lugar, no haré ningún pacto con los partidarios de un Estado sin ley, de un Estado dirigido por una camarilla de soldados y funcionarios débiles, completamente superados por el poder que detentan.

En tercer lugar, en ciertas circunstancias, en un momento de excepción, se pueden suspender las garantías judiciales. Siempre he sido, desde mi juventud, un gran admirador del Comité de salud pública, que salvó a Francia de la invasión extranjera durante la Revolución Francesa introduciendo lo que se llamó el Terror y la Ley de los sospechosos, que permitía entrar en las casas de la gente y condenarla, proceder mediante actos fuera de la ley. En un momento de urgencia como aquel, debo decir que no tengo ninguna dificultad en identificarme con Saint Just cuando visitaba a las fuerzas armadas y hacía fusilar a uno o dos generales para darles una lección a los otros, a los que debían combatir.

Ahora bien, en la Revolución francesa se trataba de una medida provisional. Robespierre, que fue mi héroe de juventud y que lo sigue siendo, nunca quiso eternizar ese momento, como lo recuerda Milner en un libro recientemente publicado. Aquello fue siempre para Maximilien un medio provisional, nunca concebido ni hecho para ser eternizado.

Nada que ver con la odiosa pretensión de Chávez y Maduro de gobernar permanentemente fuera del Estado de derecho. Esto es insoportable para un analista. Todos los miembros de la NEL en Venezuela están de acuerdo en este punto, ¿no es así?

Es insoportable para un francés. No lo duden: puedo ser muy duro a veces, no soy un esclavo de la ley, pero es insoportable para un francés si recuerda los principios de las Luces, que han tenido en Francia su mayor esplendor.

Es insoportable para un judío, que sabe que los judíos serán siempre las primeras víctimas del desprecio del derecho, del desprecio de la igualdad ante la ley. Conozco a Tazedjián. No es antisemita. En absoluto. Pero cuando me oye hablar de nazismo no oye a un colega, no oye a su antiguo analista, no oye a un profesor cuya enseñanza ha seguido desde hace años, oye al judío.

No es un síntoma de Tazedjian y me disculpo por haber tomado su nombre como ejemplo. Lo he elegido porque tienen ustedes su carta, que fue publicada. Es un sentimiento que parece ahora omnipresente en el nivel de las masas. “Los judíos actúan dentro del país. Los judíos pretenden defender la democracia pero a fin de cuentas solamente defienden su vida y su dinero. Su preocupación es que sobreviva Israel, creación del imperialismo y del colonialismo.” Etc. En resumen, todo eso no es antisemitismo. Es solo la preparación del antisemitismo de mañana. Que cada uno medite sobre su responsabilidad a este respecto.

El psicoanálisis en el campo político

Pensar que el psicoanálisis es exclusivamente una experiencia de uno por uno, una experiencia íntima ajena al caos, al malestar que prevalece ahí fuera, es un error. Lo demuestro en un momento. Freud escribió un libro titulado Psicología de las masas y análisis del yo. ¿Qué se puede leer en su breve introducción? Una frase. Quizás la frase más importante de toda la obra de Freud. Al menos es la base de mi operación actual, la de Jam 2.

“En la vida anímica del individuo, el otro cuenta, con total regularidad, como modelo, como objeto, como auxiliar y como enemigo, y por eso, desde el comienzo mismo la psicología individual es simultáneamente psicología social en este sentido más lato, pero enteramente legítimo” (5). Es la última frase del primer párrafo de la introducción.

Se puede aprender alemán con esto, porque por una vez la construcción es muy similar en alemán, en español y en francés. “Im Seelenleben des Einzelnen kommt ganz regelmäßig der andere als Vorbild, als Objekt, als Helfer und als Gegner in Betracht, un die Individualpsychologie ist daher von Anfang an auch gleichzeitig Sozialpsychologie, etc.” Muy simple. Una flecha.

Sigamos. Tengo un proyecto: hacernos presentes, no solamente en la clínica, en la psicología individual, como dice Freud, sino también en la psicología individual en tanto que colectiva, es decir en el campo político. No como un partido político sino como psicoanalistas que pueden aportar algo a la humanidad en este momento de la o de las civilizaciones. Esta aportación, Lacan lo dijo y lo repitió, él la esperaba pero no llegó a concretarla. No consiguió la apertura que tenemos nosotros ahora. Él no dio este paso pero todo su discurso converge en ese punto.

Un carta de confianza

Vamos a tratar de purgar el pasado entre nosotros. El amargo instante de ver de la semana pasada ya se ha convertido en algo bueno. Mientras hablo aquí con 500 personas en España, estoy hablando al mismo tiempo a no sé cuántos colegas de América Latina; traducido, el texto será leído por toda la AMP. Un resultado muy bueno. Algo bueno ha resultado ya de este momento de turbación.

No voy a tratar de limpiar el pasado en lo que concierne al tema “Evita y Perón”, prefiero evitar volver sobre ese asunto.

El esposo de Rosa López, quien preside esta Conferencia con Miquel Bassols, Gustavo Dessal, que es psicoanalista y también escritor, ha escrito una carta muy bella y creo que puedo confiar en ella. No lo creo a ciegas. En efecto, luego recibí otra carta, del profesor Osvaldo Delgado de la Universidad de Buenos Aires. Él quería hacerme un reproche más. No le bastaba con toda una noche de reproches contra mí en Facebook, tenía que arrojarme su propia piedra, indicándome, de forma muy amistosa, el dolor que le había ocasionado con mis comentarios sobre Evita y sobre el general Perón. Le respondí: “Recibí una carta, quería conocer su opinión al respecto”, y le envié la carta de Gustavo Dessal. Osvaldo Delgado me respondió: “Nunca he leído nada tan bien orientado sobre el tema”.

La carta de Gustavo Dessal no solo me complace a mí, sino que satisface también a Osvaldo Delgado. Creo que puedo proponer, para pacificar los corazones, que nos remitamos a la carta de Gustavo Dessal (6).

Un bárbaro en Asia

Demos un paso más. Cuando Gustavo vino a buscarme al aeropuerto anoche, le hablé de un poeta francés. Había previsto referirme aquí a Henri Michaux y pregunté a Gustavo si lo conocía. Me dijo “¡Cómo no!”, y me citó exactamente la obra de la que quería hablarles. Henri Michaux –no voy a desarrollarlo– escribió en su juventud un libro. Había viajado a Asia y volvió con un libro que se llama Un bárbaro en Asia (7), porque había experimentado la imposibilidad de poder penetrar realmente el misterio de Asia. Es lo contrario de Lawrence de Arabia, quien cuando va a Arabia para ponerse al frente de la revuelta árabe, se vuelve mas árabe que los árabes.

Yo soy un bárbaro en Argentina. He viajado allí 20, 25 o 30 veces. He conversado infinitamente, durante muchas horas, con numerosas personas, en innumerables tertulias. Durante años he tenido allí amigos, amigas, también enemigos. He querido asimismo a una o dos argentinas. Podría pensar que tengo un conocimiento íntimo de Argentina.

Pero la conclusión que extraigo del episodio Facebook-Alemán es que sigo siendo un bárbaro en Argentina. Quizás, por otra parte, los argentinos siguen siendo bárbaros para los franceses, a excepción de los que se han vuelto mas franceses que los franceses, como Esthela y Luis Solano.

El Estado de derecho

Ese no es el meollo de la cuestión. El núcleo del asunto es el Estado de derecho. Los marxistas –me considero aún un marxista, renovado, transformado, lacanizado ciertamente, pero el marxismo sigue siendo mi referencia– hacían una distinción entre las libertades formales y las libertades reales. En aquel entonces eso permitía demostrar que uno era más libre en la Unión Soviética que en los Estados Unidos.

Creo que ahora esto es insostenible. Abramos este debate. La noción de Estado de derecho no es tan clara, es una noción reciente. En Francia, mi querida amiga Blandine Kriegel, de quien estuve enamorado cuando teníamos veinte años, filósofa, profesora en la Universidad, ha hecho mucho por introducir esa noción de Estado de derecho. Tenemos que estudiarla. ¿Cuáles son los límites del Estado de derecho? Es una pista. Me parece que tenemos que debatir acerca de esto, porque la posibilidad misma del psicoanálisis esta vinculada a la libertad de expresión.

Ayer, durante la cena, que debido al retraso del avión reunió a una veintena de personas a una hora tardía, le pregunté a Susana Prieter si una reunión social como aquella sería posible en Caracas. Y me respondió negativamente, porque no se puede salir a la calle después de las 7 de la tarde. Susana no es una trabajadora pobre. Igual que nosotros, es una pequeño burguesa o burguesa media, y ella dice, como diríamos nosotros en su lugar, que no se puede vivir de esa manera.

La presión americana es un factor de la política que hay que tener en cuenta pero la solución Chávez-Maduro es la peor; en mi opinión, es la infinitización de un callejón sin salida. Respeto las otras opiniones. Me he equivocado muchas veces. No creía que fuera posible un mayo del 68 y ocurrió. Cuando vi por primera vez a Emmanuel Macron en la televisión, no podía creer que pudiera aspirar a la presidencia, y lo consiguió. De modo que no pretendo ninguna infalibilidad.

Una red articulada

No se trata de crear un partido político. No voy a retomarlo aquí, pero diré que me he referido a la posición de Simone Weil (8), para quien la invención de un partido político es algo diabólico, porque la gente renuncia a su libertad de pensamiento. Ella quería en política gente fiel a su propia luz interior. Es una noción complicada, no muy clara, que hace referencia a Descartes, pero también a algo místico y a las Luces.

Para actuar en política, confiar en la autonomía del propio pensamiento es tan necesario como rebajar el nivel de las identificaciones y conseguir que cada cual se remita a su propia opinión. Dicho de otra manera, no masificar las reacciones, no encantarse con la referencia a un jefe. Se trata, por el contrario, de hacer algo múltiple, articulado y discutido.

He anunciado el proyecto de una revista. Para ser breve, lo más sencillo es que lea el comunicado que he escrito para que mi hija lo difunda a través de Lacan Cotidiano. Primero quería redactar dos líneas y finalmente lo presento en forma de una “carta sobre la nueva revista” (9).

CARTA SOBRE LA NUEVA REVISTA

Madrid, 13 de mayo 2017

Con esta carta, anuncio el título de una revista internacional de política lacaniana, que se publicará en breve como suplemento on line de Lacan Quotidien.

Publicará textos en varias lenguas sin traducirlos. Tendrá una amplia red de corresponsales en Europa y América Latina, desde Australia hasta Siberia, con representaciones en Estados Unidos y China. Todos los matices de la referencia lacaniana en el campo político estarán presentes, desde La Règle du jeu de BHL hasta la Izquierda lacaniana de Jorge Alemán y la opción melenchonista de Gérard Miller. También queremos dialogar con pensadores, investigadores, economistas, historiadores, sociólogos, confirmados o jóvenes, tales como, en Francia, Etienne Balibar, Eloi Laurent, David Spector, etc.

Será una publicación al mismo tiempo con referencia a Lacan y sin dogmatismo alguno, una suerte de conversación infinita para orientarnos en el mundo — “el in-mundo” decía a veces Lacan cuando se ponía un poco nostálgico. Siempre con la máxima: “El amo de mañana es desde hoy quien manda” (“Le maître de demain, c’est dès aujourd’hui qu’il commande”). Pero ¿quién es ese amo qué gobierna ahora a escondidas? Pregunta de puro estilo heraclitiano, pero cuya respuesta no puede ser heraclitiana : “El relámpago” o “el combate” o “el niño”. En el siglo XXI hace falta una respuesta en términos de estructura.

“¿Y Freud? ¿No dices nada de Freud?” — Freud es la base de todo eso, en tanto que dijo que die Individualpsychologie ist daher von Anfang an auch gleichzeitig Sozialpsychologie —“Y el nombre de la revista, ¿cuál es? — HERETIC

Gracias.

Transcripción: Jonathan Rotstein, Julia Gutiérrez, Mariana Valenzuela, Gladys Martínez, Andrea Zelaya, Eduardo Scarone, Gabriela Medin (coordinación, revisión).

Texto leído por el autor en la versión francesa.

Edición en castellano: Enric Berenguer y Margarita Álvarez. Coordinación: Guy Briole.

  1. Cf. Miller J.-A., “Apertura de la Conferencia de Madrid”, Lacan Quotidien, no 695, 13 mai 2017. J.-A. Miller comenta allí la expresión: ¡Que viene el Coco!
  2. Cf. Alemán J., “Nota sobre Jacques-Alain Miller”, Lacan Quotidien, no 694, 12 mai 2017.
  3. Cf. Miller J.-A., « Journal extime 22 », Lacan Quotidien, no 690, 8 mai 2017.
  4. Cf. Lacan J., “Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano”, Escritos 2, México, Siglo XXI, 2009, p. 786.
  5. Freud, S., “Psicología de las masas y análisis del yo” (1921), Obras Completas, vol. XVIII, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1984, p. 67.
  6. Cf. Dessal G., “Carta a JAM”, Lacan Quotidien, no 694, 12 mai 2017.
  7. Cf. Michaux, H., Un bárbaro en Asia (1933), Barcelona, Tusquets Editores, col. “Marginales”, 1977.
  8. Weil, S., Escritos de Londres y últimas cartas, “Nota sobre la supresión general de los partidos políticos”, Madrid, Trotta Editorial, 2000. Cf. Stevens A., « 22 avril : le Forum européen SCALP de Bruxelles », Lacan Quotidien, no 672, 27 avril 2017.
  9. Cf. « Carta sobre la nueva revista”, publicada en Lacan Quotidien, no 696 & 697, 14-15 mai 2017, en español, francés e inglés.