Reseña de la presentación del libro de Cecilia Hoffman, “Construyendo mundos” | Mª Àngela Gallofré

facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

libro hoffman presentacion-webEl 5 de abril a las cinco y media de la tarde se abrió un tiempo de trabajo, en el Institut Vidal i Barraquer de Tarragona, alrededor del libro de Cecilia Hoffman Construyendo mundos. Autismo, atención precoz y psicoanálisis. El caso Dídac.

El acto, a caballo entre la transmisión y la formación tal como lo presentó Joan Gracia, contó con una apertura en forma de video a cargo de Enric Berenguer -el mismo que prologa el libro de Cecilia- donde dice: “La columna vertebral de este libro, que contiene una serie amplia de reflexiones sobre el autismo, es el encuentro con un niño y el recorrido que este pequeño ser hizo de la mano de Cecilia, guiándola y al mismo tiempo dejándose guiar por ella. Pero si Cecilia fue en este caso una buena guía es porque supo leer lo que estaba en juego en el instante fugaz en que debía hacerlo, en esa pequeña ventana de oportunidad que, una vez cerrada, desparece para siempre.”

Y, alrededor de ese “saber leer”, se articularon las tres aportaciones al tema de Mariona Andreu, Gemma Ribera y Josep M. Panés.

Mariona Andreu, desde una escuela de educación especial, con las series de dibujos en los que se podía entrever como el paso por la escuela había hecho posible que en las producciones de cada sujeto se ganara en riqueza de expresión.

Gemma Ribera, desde su práctica en consulta, destacó la importancia de ser dócil a las invenciones/defensas que cada niño, y no tan niño. Hacerse lector de lo que cada sujeto construye para poder posicionarse en un mundo que le resulta hostil, le permitió conseguir que cada sujeto se dejara a su vez guiar por las propuestas de ampliar los horizontes del hacer y el relacionarse. Con sus límites, como así lo testimoniaba la frase de uno de sus pacientes: “…yo eso no podré, otros si porque lo tienen incorporado, yo no…”

También destacó la satisfacción por un trabajo de coordinación, con maestros, cuidadores, pedagogos… donde, sin formulas prêt a porter y con un tiempo necesario para comprender, la posibilidad de invenciones singulares tenía ese gusto por el detalle que incluyera algo de lo que para el sujeto afectado por autismo formara parte de su seguridad, aquello que para él es del orden de lo previsto.

Josep M. Panés habló de la “radical exterioridad del Otro” que habita a los sujetos autistas, tanto en el sentido de no cederle la palabra, como en el de no poder soportar el ruido de la misma. Esto, dijo, tanto puede ser de entrada, como que el sujeto adquiera el habla y la pierda por causas que tienen más relación con contingencias que con la unilateralidad causa/efecto.

Es así, aceptando transitar por zonas, en principio, sin forma, y aceptando lo que para cada sujeto supone esta “exterioridad”, cómo algo del encuentro podrá ser aceptado por el niño. Exterioridad y sin forma que pueden tener tantas versiones como sujetos, por lo que propuso que se hablará de autismos en plural, porque va desde aquellos sujetos que parecen “encapsulados”, donde aparentemente no pasa nada, hasta los sujetos “en estallido” donde aparentemente pasa de todo, como en el caso Dídac, del libro de Cecilia Hoffman.

Del caso Dídac extrajo la posición del deseo de la analista, deseo, el de Cecilia, vinculado más a saber leer que poner palabras al hacer de Dídac y que requería de, al menos, dos condiciones previas, que no fueran palabras impuestas, es decir dirigidas a Dídac desde un saber, sino desde algo de “es posible que sea así” y que tampoco fueran una demanda.

Por las aportaciones de la sala, en el turno de palabras, algo de la transmisión circuló, y quizás también algo de la continuación en el trabajo.