Niños y jóvenes violentos. ¿Rebeldes sin causa?* | Iria Rodríguez Fernández

Facebooktwitterredditlinkedinmail

El 26 y 27 de abril, como desde hace 23 años se celebraron las Jornadas del Instituto del Campo Freudiano en A Coruña, “El Psicoanálisis hoy”, en un entorno agradable con una amplia participación. En esta ocasión, el tema giraba en torno a Niños y jóvenes violentos, ¿Rebeldes sin causa?

Presenta las jornadas Carmen Garrido, con una pregunta que se ha discutido a lo largo de los dos días, ¿Qué ha cambiado, si siempre hubo pandilleros y peleas en los centros educativos? Ahora la violencia ha aumentado y variado en sus formas: inquietud, trastornos del comportamiento, patologías del acto, acoso, bullying, violencia machista… ¿Qué mediación de palabras?

La primera mesa comienza con Eugenia Insúa, que muestra cómo la violencia aparece en los jóvenes y niños como una búsqueda desesperada y paradójica frente a algo desconocido para el propio sujeto, un real, un goce desconocido para él mismo. A través de un caso clínico de su consulta, se aprecia cómo las intervenciones del analista pueden atemperar ese goce que le llevó a consulta.

Lucía Fernández Álvarez, expone cómo una profesional en una institución de Servicios Sociales, con un caso, orientada por el psicoanálisis y lo real, da lugar a lo singular, escuchando en el acto violento un mensaje, o bien la imposibilidad de palabras, en contraposición al discurso del amo que otorga las “recetas” para todos por igual.

Marta Maside diferencia la agresividad de la violencia, donde la rivalidad imaginaria es la protagonista en el primer término y la pulsión de muerte en el segundo, mostrado a través de una viñeta clínica de un niño pequeño, cómo la agresividad respondía a un sentido de un insulto de su primer día en el colegio.

En la segunda mesa, Liana Velado articula los conceptos de odio, agresividad y violencia que establece Lacan en el Seminario II. Los discursos como modo de goce a través de la palabra, en el que el discurso psicoanalítico ofrece un lugar en el que el sujeto puede hacer un lazo, alojar el sufrimiento, encontrando una solución a la tensión que implica para todos estar en la función universal del lenguaje y la singularidad de un goce.

Patricia Schnirelman, responde a la pregunta si hay siempre un por qué para la violencia en los niños, mostrando con dos viñetas clínicas de su práctica, cómo la violencia puede ser un síntoma para un niño, a través de los celos por el nacimiento de un hermano, o cómo, en otro caso, es una respuesta ante el agujero en lo simbólico que se muestra en la psicosis.

Iria Rodríguez, analiza las causas del fenómeno actual, bullying, argumentado con dos viñetas clínicas, y resaltando la importancia del proceder con dulzura, y una contra-violencia simbólica como dicta J.-A. Miller en su conferencia “Niños violentos”.

Al término de la exposición de las ponencias, se generó un debate en el que se pone de manifiesto la importancia de la palabra, diferenciando aquella que alivia, que apunta a la responsabilidad del sujeto y otra cargada de goce, que hiere.

En la mañana del sábado, en la primera mesa son invitados un grupo de jóvenes de un instituto de la provincia de A Coruña, a tomar la palabra. Exponen su experiencia en un grupo de “Mediación escolar”, su modo de tratamiento ante conflictos y situaciones de violencia, en la que resaltan un espacio de escucha, y en la que la solución ante el mismo es inventada por los protagonistas. Alicia Arce comentó el recorrido de este programa por ser ella junto a ADAFAD quien lo inicia con la colaboración de los docentes, padres y alumnos, en un momento en el que el acoso escolar se estaba iniciando, produciendo una reducción visible de los casos.

Carmen Grifoll, colega invitada, psicoanalista de Barcelona, presenta su brillante conferencia “Interrogar la violencia”, mostrando tal y como el título indica, ante diferentes viñetas clínicas y analizando escenas relevantes de la película “Rebelde sin causa” muy al hilo de las cuestiones tratadas en la jornada. Los sujetos jóvenes tienen diferentes causas, dando lugar a varias formas de violencias.

Manuel Fernández Blanco, coordinó el debate final destacando puntos candentes desarrollados a lo largo de la jornada, entre otros, que la violencia no admite ser nombrada en singular, es la dificultad de hacer un síntoma.

Iria Rodríguez, socia de la sede A Coruña de la ELP.

*Reseña de las XXIII JORNADAS DEL ICF “EL PSICOANALISIS HOY”, en A Coruña.