Reseña presentación “Banalizaciones contemporáneas: lenguaje, sufrimiento, enfermedad y muerte” de Lierni Irizar | Diana Echeverría

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El pasado 18 de mayo tuvo lugar en Donostia-San Sebastián, la primera presentación del libro “Banalizaciones contemporáneas…” de Lierni Irizar a cargo de Maribel Aranjuelo -Directora de la Biblioteca de Orientación Lacaniana- de la Sede de San Sebastián de la ELP. Después de los agradecimientos a Donostia Kultura y a la editorial Beta que publica el libro, Maribel Aranjuelo hace referencia a la continuidad de los libros de Irizar, ya que están atravesados por temas comunes como: el lenguaje, el sufrimiento, la enfermedad, además de por una crítica a las dinámicas contemporáneas con objetivos de control, evaluación y cuantificación. El eje de trabajo es la idea de la banalización, que, como indica Gustavo Dessal en su prólogo del libro, Irizar toma del célebre ensayo de Hanna Arendt, Eichman en Jerusalem (Informe de la banalidad del mal) y propone una extensión del concepto, una pluralización de las banalidades que colonizan vertiginosamente la era contemporánea.

La autora, como señala Aranjuelo, está interesada en hacer extensión del psicoanálisis lacaniano y hace un esfuerzo para ello recordándonos, en cada capítulo, la resistencia que el psicoanálisis puede ofrecer a las banalizaciones contemporáneas.

Lierni Irizar explica: “… Las diferentes banalizaciones que se analizan en este texto producen y son al mismo tiempo consecuencia del olvido de lo propiamente humano, su dimensión de ser hablante, sexuado y mortal…”. Parte de la hipótesis de que ya no somos capaces de reconocer en los otros, ni su humanidad, ni su sufrimiento, ni su fragilidad, y eso, nos paraliza. La impulsa la llamada que Eric Laurent (2014) realiza al afirmar que hay que encontrar una manera de dirigirse al amo y a la humanidad sufriente. Una manera de decir NO a las dinámicas contemporáneas de estandarización, control, evaluación y cuantificación. Una reflexión que pretende contribuir a una necesaria crítica a las derivas normalizadoras y de control en la actualidad.

Analiza en primer lugar, la cuestión del lenguaje, cuya importancia radical no es tenida en cuenta en nuestra época. En segundo lugar, la cuestión del sufrimiento y la enfermedad, reducidos cada vez más a meros procesos biológicos. Por último, la muerte, radicalmente rechazada en esta época que desea eliminar toda falla.

Irizar expresa durante todo su trabajo diferentes propuestas para poder pensar, conversar y se apoya en numerosas referencias de autores de la filosofía, literatura, antropología y medicina, siempre orientada por la orientación analítica lacaniana.

Las personas que esa tarde acompañaban a la autora puntualizaron algunos aspectos de interés.

Cosme Sánchez Alber, trabajador social y coordinador del centro de día Hasiera que acompaña a personas en situación o riesgo de exclusión social con problemas de salud mental y adicciones se refiere en su intervención a dos aspectos en particular. Por un lado, al amo de las burocracias y sus exigencias de control, etiquetaje de sujetos, dirección de la conducta y por otro, a la posibilidad de dirigirse, atender y acompañar a la humanidad sufriente que solicita algo de las prácticas institucionales. En ese sentido, Sánchez Alber propone buscar fórmulas de conversación entre los sujetos implicados y no tanto de confrontación, ya que señala que una manera de sostener al amo es también la deriva de la queja y la confrontación. Considerar que el amo no está completo y que las instituciones son, en cierta medida, porosas, abre otras posibilidades de actuación, enfatiza. El objetivo de la conversación es abrir verdaderas preguntas, conmover certezas para que algo de la verdad desconocida para el sujeto pueda emerger ya que muchas de las prácticas llamadas sociales se organizan alrededor de unos protocolos y unas normativas tan rígidas, límpidas y eficientes que no dejan lugar, ni tiempo, ni espacio para acoger la singularidad, el malestar o la palabra de cada persona, evitando, finalmente, sostener la emergencia del lazo social.

Por su parte, Liana Velado Morla, psicoanalista miembro de la ELP y AMP que también trabaja como médico en un servicio de urgencias extrahospitalaria, se muestra sensible a diferentes temas que Irizar propone en su libro. Destaca los desarrollos de la autora en cuanto a la incapacidad de pensar sobre el bien, el mal, lo bueno, lo malo y señala que está presente en muchos investigadores, científicos y profesionales. Incide en que pensar sería preguntarse sobre los propios actos, las decisiones y sus consecuencias y agrega que hay mecanismos inconscientes que determinan la vida de cada persona; idea que no tiene en cuenta Hanna Arendt pero sí Lierni Irizar en su recorrido por las banalizaciones contemporáneas. Velado Morla hace un paralelismo entre los conceptos que analiza la autora y los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Además, comenta las páginas que Irizar dedica al pensamiento en el autismo y al pensamiento tecnocientífico. Dedica un tiempo para comentar cómo es considerado el sufrimiento por parte de la medicina y destaca la importancia de la transferencia al médico cuando aparece una enfermedad que tiene que ser comunicada.

Para finalizar, la autora realiza comentarios sobre algunos temas planteados, tanto por los participantes, como por el público presente, animando la conversación entre todos. Realiza una firma de ejemplares de su libro como regalo al público asistente.