Presentación de las XVII Jornadas de la ELP en la comunidad de Catalunya | Eugenio Díaz

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

En la sede de Barcelona de esta comunidad (CdC), el martes 22 de mayo se celebró la primera de las cuatro sesiones preparatorias de las XVII Jornadas de la ELP que bajo el título “¿Quieres lo que deseas? Excentricidades del deseo, irrupciones del goce”, tendrán lugar en Barcelona los días 24 y 25 de noviembre.

En esta primera sesión intervinieron -ante un numeroso público que planteó cuestiones sobre la lógica del deseo, su anudamiento con el goce y el lugar de la transferencia en la última enseñanza de Lacan-, las directoras de las mismas, Gabriela Galarraga y Margarita Álvarez, para puntuar algunas líneas de orientación y de trabajo sobre el tema.

Gabriela Galarraga, comenzó evocando una cierta tensión entre lo que se quiere y lo que se desea, entre el goce y el deseo, entre lo excéntrico y lo disruptivo.

Hizo un recorrido por el concepto de deseo desde Freud hasta Lacan para proponer que como analistas lacanianos nos interesa que perdure el discurso del psicoanálisis -lo que no está garantizado-, es decir que siga causando un deseo.

La cuestión es qué es apuntar a la causa del deseo. A lo que respondió, a través de tres breves ejemplos (una entrevista a Iñaqui Gabilondo y dos viñetas de su práctica), que “se trata de apostar por un deseo que encuentre una manera de hacer con el goce”, en tanto hay “una tensión entre el dinamismo del deseo como barrera al goce, y la fijeza del goce, que aparece de forma disruptiva como defensa al deseo”.

Por su parte Margarita Álvarez eligió puntuar, en un excelente recorrido, algunas cuestiones sobre las quince líneas de trabajo que servirán de orientación para la presentación de trabajos. Líneas que como señaló son modos de abordar el tema sin una vocación vertebradora ni totalizadora y al modo de una malla, pues “no son totalmente independientes sino que se entrecruzan”.

En cada una de las puntuaciones de las líneas, puso el acento en este entrecruzamiento y con la actualidad cuyo paradigma son “el cambio de un régimen de regulación del goce regido por una figura de la existencia del Otro al de una figura basada en su inexistencia” y las transformaciones producidas así en la defensa.

El recorrido de estas líneas fue desde el deseo -sus excentricidades, laberintos, invenciones, su renuncia en relación a la culpa y la angustia, así como su interpretación-, pasando por las disrupciones del goce y como se juega en cuestiones bien de actualidad como “los niños colmados”, “los adolescentes apáticos o sobreexcitados”, hasta la transferencia en la época del Uno-solo, el control y el deseo del analista y finalmente el deseo de Escuela, aludiendo a que la ELP en mayo cumplió dieciocho años, lo que “parece un buen momento para situar el deseo de cada uno respecto a ella, un deseo que tal como la pensó Lacan es el deseo de una escuela para el psicoanálisis y no de una escuela de psicoanalistas”.

Los dos trabajos cumplieron, por lo escuchado en el animado debate, animado por Eugenio Díaz, su función de trabajo previo a las Jornadas.