Reseña de la conversación de la FCPOL sobre Psicoanálisis e instituciones | Lidia Ramírez

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El viernes 16 de marzo, tuvo lugar en la sede de la CDCELP un encuentro preparatorio de cara a la primera jornada de la Fundación para la Clínica Psicoanalítica de Orientación Lacaniana (FCPOL) que se celebrará en Madrid el sábado 2 de junio de 2018 con el título: “La soledad y el vínculo”.

La sesión estuvo conducida por Susana Brignoni, psicoanalista miembro de la AMP, y de la ELP, quien inició la sesión dando gracias al numeroso público que había respondido a la oferta de la FCPOL para enmarcar, dentro de su ámbito, el trabajo que los psicoanalistas realizamos en instituciones y en dispositivos que responden a una demanda de lo social.

Enric Berenguer, presidente de la ELP y Andrés Borderías, director de la FCPOL expusieron las coordenadas de la Fundación tanto en relación con la historia del movimiento psicoanalítico como en relación a los cambios introducidos por Jacques Alain Miller a partir de la orientación lacaniana.

Enric Berenguer nos recordó cómo para el psicoanálisis la única institución que cuenta es la de la transferencia y, dado que muchos psicoanalistas están generando transferencias en las personas que después se dirigen a la ELP, el psicoanálisis aplicado a la institución es fundamental y concierne directamente a la Escuela. En este sentido la FCPOL es el marco en el que ubicar nuestra práctica en instituciones. El lugar donde reflexionar sobre cómo hacemos existir el psicoanálisis en las instituciones, a través de qué procedimientos mantenemos lo específico del discurso psicoanalítico, en qué consisten las prácticas que llevamos a cabo etc. Por otra parte, se trata de inscribirnos en un movimiento más amplio, a un nivel internacional a la par que otros países como Francia e Italia que disponen de su propia red de instituciones que se conducen bajo el discurso psicoanalítico de la práctica lacaniana.

La FCPOL tiene también una inscripción en la historia del movimiento psicoanalítico. A partir de los efectos que la primera guerra mundial causó en la sociedad, Freud quiso extender el psicoanálisis más allá de los límites de las consultas y en el congreso de Budapest de 1918 dejó claro su apoyo a iniciativas que pudieran contribuir a ampliar la aplicabilidad del psicoanálisis. Así se fundó en 1920 el Instituto Psicoanalítico de Berlín. También Lacan promovió fundamentalmente la investigación apoyando trabajos como los que Rosine y Robert Lefort llevaban a cabo en instituciones en las que se atendía a niños y adolescentes muy graves.

Este recorrido histórico nos indica que el psicoanálisis en lo social, ya era una cuestión política y en el momento actual en que las formas de nominación han cambiado, sabemos que los psicoanalistas estamos respondiendo a una demanda que nos viene de lo social, con distintos tipos de dispositivos. Si tenemos claros los principios podemos ver cuál es el alcance del discurso psicoanalítico, por eso la FCPOL se presenta como un marco en el que poder ubicar nuestra práctica en instituciones, en el que poder hablar de las iniciativas que llevamos a cabo, de los inventos que estamos practicando. De la misma manera que la Escuela mantiene abierta la pregunta de qué es un psicoanalista para la Escuela, de la misma manera se pregunta qué es una práctica orientada por el psicoanálisis. Esta es sin duda la dimensión política de la ELP.

Andrés Borderías nos recordó cómo la FCPOL tuvo un primer momento en 2003 con la puesta en marcha de los CPCT (Centro Psicoanalítico de Consulta y Tratamiento) a iniciativa de Jacques Alain Miller quien propuso una práctica lacaniana con la que responder a las amenazas dirigidas contra la práctica del psicoanálisis. Los CPCTs se cerraron en 2009 y este cierre no fue suficientemente elaborado, según la opinión de Andrés. En ese momento y en el actual, se trata de cómo nos las arreglamos con el discurso del amo.

Ahora estamos en un momento 2 y la FCPOL está pensada para apoyar el desarrollo de nuevas experiencias y generar ámbitos de actuación con una finalidad política. Como el Centro de Psicoanálisis Aplicado-Madrid “Maravillas” (CPA) dispositivo fundado por Andrés Borderías y el Centro de consulta y tratamiento psicoanalítico de Adolescentes y Jóvenes (CP-ADO) dedicado a la atención de los y las adolescentes. La otras entidades que participan son la Asociación de Escucha a Menores en Dificultad (ADEAMED) de Cádiz, la Clínica del Campo Freudiano en A Coruña, el Centro Psicoanalítico de Bilbao (CPBI), la Fundación de Atención Temprana de Aragón (FAT), el Centro de Desarrollo Infantil y Atención Precoz (CDIAP) en Sant Boi, la Fundació Nou Barris per a la Salut Mental (FNB) en Barcelona, la Fundació Cassià Just en Sant Boi, y la Red de Atención Psicoanalítica (RAP) también en Barcelona.

Para la FCPOL es importante, señaló Andrés, que sepamos atinar en los ejes de investigación que conciernen a nuestra época y que podamos presentarnos con propuestas concretas ante el legislador, como puede ser por ejemplo, el debate de la elección de sexo en la infancia y en la adolescencia. Nos recordó Andrés que la FCPOL ya se personó en el Parlamento en relación al tema del autismo y en la actualidad, después del Seminario Internacional de autismo que se llevó a cabo en Zaragoza del 28 al 30 de septiembre de 2017, se puede solicitar estar presentes en las sesiones del parlamento para plantear las conclusiones que sobre el autismo, se produjeron en aquel Seminario.

Para la FCPOL es también muy importante mantener el interés epistémico y por esta razón se está preparando la primera Jornada de la FCPOL que va a tratar sobre La soledad y el vínculo y que va a constar de dos partes. Una primera parte que será de clínica y en la que colegas de las diferentes “entidades colaboradoras” (www.fcpol.org) presentarán su práctica; y una segunda parte, que será más política y en la que contaremos con la presencia de Daniel Matet, un colega francés muy versado en la política institucional en Europa.

Andrés Borderías no quiso que olvidásemos que una institución es una respuesta a un trauma y nos hizo recordar cómo la ELP respondió a los terribles atentados que tuvieron lugar en la estación de Atocha de Madrid, el 11 de marzo de 2004.

El primer espacio preparatorio de la jornada de la FCPOL fue muy bien recibido entre los numerosos asistentes al acto y despertó muchas aportaciones y preguntas entre el público. Por ejemplo, es posible que puedan recuperarse las actas del Instituto de Berlín en las que se planteaban cuestiones eminentemente políticas; se insistió en la importancia de reconocer la FCPOL como instrumento de la ELP que permite reflexionar sobre la aplicabilidad del psicoanálisis; también se plantearon preguntas sobre cómo es el amo actual a diferencia del amo que Lacan describió en el Seminario XVII.

Susana Brignoni concluyó el acto animando a los colegas a participar en la próxima reunión que tendrá lugar el lunes 14 de mayo con el objetivo de darnos un tiempo en común y poder debatir y conversar sobre este tema.