Reseña sobre la Reunión-Conversación sobre los acontecimientos en Catalunya | Neus Carbonell

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Día-paz3-webEl viernes 20 de octubre la Comunidad de Catalunya se reunió, siguiendo lo anunciado en el comunicado del día 20 de setiembre, para conversar sobre los acontecimientos políticos que están sucediendo. El interés que esta reunión tenía para la comunidad se hizo evidente en la gran asistencia de miembros y socios. Se trataron diversas cuestiones de las que intentaremos dar cuenta. Agradecemos a todos los que intervinieron sus aportaciones que nos ayudaron a dilucidar una cuestión tan compleja. Se merece destacar, sobre todo, el buen tono de toda la reunión que permitió que se escucharan diferentes voces. Así, se pudo abrir un verdadero espacio a la conversación. El psicoanálisis no conoce otra manera de hacer con lo real, es decir con lo imposible, que no sea la conversación. Subrayamos la importancia de abrir un espacio de verdadera conversación para tratar cuestiones que están en la Escuela y que, de manera singular, afectan a cada uno de sus miembros. Desde luego también afectan a la comunidad en tanto tal, y hacen presente la dificultad de poner en acto lo que Lacan quería para su Escuela: una comunidad de analistas que pueda escaparse a la lógica, siempre segregadora, del grupo.

Resumiré las aportaciones en torno a los diferentes temas que fueron apareciendo.

Como directora, abrí la conversación recordando que estaba anunciada desde el comunicado del 20 de setiembre donde los acontecimientos en la ciudad habían llevado a la Junta a escribir un comunicado expresando la consternación por el momento y la defensa desde el psicoanálisis de las libertades civiles, los derechos democráticos y el estado de derecho. La Junta entiende que de ninguna manera el comunicado fue partidista  y, de hecho, otros comunicados por parte de otras instancias, como la ECF y el EFP, se han expresado posteriormente en un sentido parecido. El hecho de que algunos miembros de la comunidad lo cuestionaran indica que, efectivamente, era necesaria la reunión que anunciábamos para poder conversar sobre cómo lo que ocurre nos atañe en tanto miembros de la Escuela.

Dos miembros de la Junta, Leonora Troianosvki e Iván Ruiz hicieron sendas aportaciones en cuanto al comunicado. En primer lugar, Leonora Troianosvki, responsable de redes sociales y difusión, explicó de qué manera los acontecimientos del día 20 de setiembre y su repercusión en las redes abrieron para ella una pregunta que trasladó a la Junta: ¿Debíamos permanecer en ese momento convulso callados respecto a lo que estaba sucediendo a nuestro alrededor y continuar la política de difusión establecida—tuits sobre nuestras actividades, reseñas, teoría— como si nada estuviera ocurriendo? Desde luego, ello nos colocaba en una situación de extraterritorialidad que nos cuestiona. La Junta decidió responder con el comunicado y el anuncio de la reunión.

Iván Ruiz, por otro lado, señaló que los significantes del comunicado, que para algunos fueron tomados como partidistas, el desarrollo de los acontecimientos han vaciado de significado puesto que son reivindicados igualmente por posiciones contrarias en el conflicto, lo cual nos sitúa ante un nuevo reto que tiene que ver con la ligereza del sentido y la apropiación de los mismos significantes por cualquier ideología. En cualquier caso, recordó la invitación de Miller a organizar el modo como a los psicoanalistas nos es posible intervenir en la política hoy. Miller lo hizo en su intervención en Madrid pero también en el Foro que organizó en el interior del Encuentro PIPOL 8 en Bruselas, y que tuvo como título: “El ascenso del populismo en Europa: ¿Qué respuestas de los políticos, de los intelectuales y de los psicoanalistas?”

Aparecieron preguntas en torno al papel de la política en el seno de la Escuela ¿Cómo hablar de la política desde el psicoanálisis? Algunos sugirieron que no era recomendable. Alguna que otra voz se interrogó sobre el papel de la red Zadig. Una intervención pidió la máxima prudencia en el momento de tratar la política para preservar el affectio societatis. Muchas otras coincidieron en mostrar cuánto de lo que ocurre resuena para cada uno según lo vivido. La experiencia traumática del momento actual evoca otras experiencias traumáticas vividas. Asimismo, el momento actual también abre preguntas para cada uno sobre su lugar en Catalunya y los límites de cualquier identificación, pero también sus singularidades.

Sobre el papel de la política en la Escuela, el presidente de la AMP hizo una intervención en la que recordó cómo durante años en la Escuela se mantuvo la política silenciada aunque la política siempre estuvo allí. Zadig abre una nueva época en la que se espera de los psicoanalistas su intervención en tanto analistas. Fue Jacques-Alain Miller quien inició esta nueva época con las campañas para la liberación de Mitra Kalivar y Rafa Nached y luego con la movilización contra Marine LePen. No es que antes la política no estuviera en la Escuela, porque siempre lo ha estado, sino que estamos ante una nueva forma de tratamiento de lo que de la política hace síntoma. Sobre la forma de intervención de los analistas en la política, subrayó su sorpresa por cómo algunos algunos colegas han apoyado la represión en nombre de la ley, cuando en psicoanálisis no es la ley del derecho la que intenta tratar el goce, sino la ley simbólica y ambas no deben confundirse.

Otras intervenciones se dirigían a elucidar de qué manera lo que ocurre actualmente en Catalunya es resultado de la historia que insiste, desde el siglo XIX al menos. Pero, principalmente, del agujero sobre lo real de la guerra y del franquismo que dejó la transición. La transición fue un pacto de olvido y sus efectos reaparecen ahora como traumáticos. Por otro lado, se destacó que lo real de la guerra y del franquismo ha sido tratado en el seno de la Escuela en diversas ocasiones y, sin duda, ha aparecido en muchos testimonios de AE.

Se habló de la violencia y de la pulsión de muerte, del papel represivo y violento de los cuerpos de Seguridad del Estado y de cómo la juventud actual no ha vivido la experiencia de quiénes fueron represaliados por los militares en sus países y tuvieron que exiliarse. Esto hace de ellos una generación ingenua ante el poder de las fuerzas llamadas del orden. Se reiteró, sin embargo,  que  la violencia siempre debe ser condenada y que, efectivamente, como ciudadanos de una democracia debemos esperar una policía que nos proteja, no que nos ataque.

Se dialogó del sentido de la palabra democracia. De cómo lo que está ocurriendo puede razonarse por una devaluación misma del término, pero también por una transformación de las formas de gobernanza en Europa. Se conversó sobre la identidad y de cómo resulta impreciso referirse al independentismo únicamente como “nacionalismo” puesto que está formado de un grupo heterogéneo donde hay nacionalistas pero también republicanos, federalistas, desencantados, comunistas, anarquistas, pragmáticos.  Se habló de la legalidad frente a la legitimidad y se aportó una bibliografía interesante ya que esta distinción fue trabajada en el Scilicet “Semblantes y sinthome” del 2010.

En fin la reunión fue, sobre todo, una buena experiencia de Escuela. La comunidad hizo lo que sabe hacer: sostener una conversación en unos tiempos difíciles y que, con toda seguridad, va a tener que continuar. Estaremos a la altura de los tiempos.

Viernes 20 de octubre en la sede de la CdC de la ELP.