Campo freudiano, Año cero | Jacques-Alain Miller

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

jacques-alain-miller-webParis, le 11 juin 2017.

¿El psicoanálisis terminará por rendir las armas frente a los impasses crecientes de nuestra civilización, como Lacan lo evocaba un día de depresión o de cólera mientras que los notables de su Escuela, la Escuela freudiana de Paris, se rehusaban a avalar su “Proposición del 9 de octubre de 1967 sobre el psicoanalista de la Escuela”? Esto no está escrito. Las Escuelas del Campo freudiano son desde hace mucho tiempo lo que Lacan deseaba que fueran, refugios contra el malestar en la civilización. Luego que las instancias responsables de la Escuela de la Causa freudiana, dirigida por su presidente, Christiana Alberti, y las de Uforca, a pedido mío, adoptaron con entusiasmo mi propuesta de tomar posición pública

1) contra Marine Le Pen y su partido

2)por la democracia y el Estado de derecho,

y que la gran mayoría de los miembros se lanzó enérgicamente en una campaña nacional de Foros republicanos y anti Le Pen, vemos mejor como la ECF flanqueada por sus satélites, Uforca, ACF y CPCT, podrá volverse lo que, en el momento de crear su Escuela, Lacan llamaba con una energía que daba testimonio en mi opinión del mejor espíritu guerrero de la nación francesa, “una base de operaciones” que apunte a la vez a reconquistar el Campo freudiano sobre la IPA y triunfar sobre los impasses que amenazan la existencia misma del psicoanálisis. La atención que se le dio desde el 1ro de marzo de este año al combate político en Francia no me hizo olvidar sin embargo que hoy, por el esfuerzo continuado de varias generaciones de analistas, no solo hay una Escuela sino siete: la ECF, la EOL, la EBP, la ELB, la NLS y, la recién nacida, la NEL. Una vez que Macron fue elegido el 7 de mayo – e inmediatamente reducida una revuelta local y subalterna que vino de la EOL, que de hecho hacía el mismo papel que la fronda de los notables en 1967, trabar el movimiento hacia adelante – pensé que convenía transferir a escala mundial las lecciones de la experiencia francesa. Por otra parte cree el 14 de mayo último “lalecciones de la experiencia francesa. Por otra parte cree el 14 de mayo último “la movida Zadig”, ZERO ABJECTION DEMOCRATIC INTERNATIONAL GROUP. Este domingo 11 de junio, al día siguiente de la Conversación organizada en la EOL por su Consejo bajo la dirección esclarecida de su presidente, Gustavo Stiglitz, puedo anunciar que el Campo freudiano en su conjunto está de ahora en más unido a Zadig. La red política lacaniana mundial no se confundirá con la AMP ni con sus Escuelas, constituye más bien una extensión al nivel de la opinión. En este sentido, se beneficiará en todas partes, del apoyo de nuestras instituciones y formará parte del Campo freudiano en el sentido ampliado del término. En cuanto a los procedimientos de Zadig y a las causas que defenderá a escala nacional y a nivel trasnacional, todo está por inventarse.

Nuestra iniciativa en lo que concierne a la crisis venezolana y la petición Pasolini son un comienzo. En el marco fijado por mis primeras decisiones, ¡campo libre a las iniciativas! Por lo tanto: “Campo freudiano, año cero”. Todo recomienza, sin ser destruido, para llevarlo a un nivel superior. Por un efecto retroactivo, capto ahora porqué interrumpí mi curso en 2011. Era la consecuencia de la caída de mi transferencia con el Campo freudiano, inducida por el sentimiento de fracaso que me habitaba desde que debí constatar que el conjunto de los miembros de la ECF, se había unido al proyecto Freda que se proponía remplazar el modelo de la Escuela promovido por Lacan por el de una asociación de psicoterapeutas ocupados en cazar subvenciones y obedeciendo a las iniciativas de una asociación, la asociación Aurora, conocida por remplazar con su dinero las instrucciones del ministerio de Salud. Ese proyecto de liquidación estaba a punto de realizarse cuando solo me puse en el medio. Además, el Campo freudiano parecía haber alcanzado en 2011 su nec plus ultra. Me veía a mi mismo prisionero del mundo que había creado, ese Campo freudiano regido por los algoritmos con que lo proveí, y funcionando sin mí, como lo había deseado. No me quedaba sino seguir dando vuelta la manivela de mi curso hasta la muerte. La maldición del “practico inerte” (Sartre) estaba sobre mí. Detener mi curso sempiterno se me aparece hoy como un esfuerzo desesperado para escapar a la petrificación y volver a anudarse con lo real de la vida. Se dio vuelta la página. Jam 2 retomará el curso de Jam 1 bajo una forma renovada. MI idea es engranar de ahora en más a mi trabajo el de diversos colectivos del Campo freudiano que se propondrán como voluntarios. De ahora en más está decidido que se hará en Italia bajo la forma de este “Seminario de política lacaniana” que co-dirigiré en Turín con Rosa-Elena Manzetti el 8 de julio próximo, luego en Roma, Bolonia y Milán, con Di Ciaccia, la pareja Francesconi y Mazzoti, y Focchi. Será el “Seminario Punto de capitón” que decidí comenzar a partir del 24 de junio próximo en Paris, y que será filmado para que sea puesto on line. Será en Buenos Aires el “Seminario Clipol” (clínica y polítIca) que propongo a la aprobación de los colegas argentinos, y que se realizará en diciembre próximo en ocasión del viaje que haré a Buenos Aires para recibir allí un doctorado universitario honoris causa, por iniciativa de Osvaldo Delgado al que agradezco. En otra parte, en el Campo freudiano, todo está abierto. Lo aclararé durante la semana que empieza en las redes Zadig creadas o en formación en el mundo, en la red llamada “Canal del 1″, en el programa de loso en formación en el mundo, en la red llamada “Canal del 1″, en el programa de los Seminarios de París y de Turín, Etc. Estaba allí con mi amiga Mireille Cardot – Lacan hizo una mueca por su nombre cuando se la presenté – cuando Lacan leyó en junio del 64, delante de menos de cien personas reunidas en el salón de Sylvia en el 3 rue de Lille, su “Nota adjunta” al Acta de fundación. Luego de haber hablado del “comité de recepción llamado Cardo”, dijo esto, que queda para mí como una apuesta mayor: “El éxito de la Escuela se medirá por la salida de los trabajos admisibles en su lugar”. De esto se trata con este Seminario desmultiplicado: inscribir para siempre la enseñanza de Lacan en el discurso universal.

Traducción: Silvia Baudini.