Comentario de la obra “El despertar de la primavera” | Alejandro Velázquez

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Selección_001La obra de teatro “Despertar de la primavera: Una tragedia infantil” (Frühlings Erwachen: Eine Kindertragödie), escrita por Frank Wedekind, en 1891, ha sido llamada “drama en tres actos”, “tragedia infantil” o “tragedia de la adolescencia extraviada”, ya que aborda el tema del despertar de la sexualidad en la adolescencia, describiendo escenas de erotismo y muerte, lo que suscitó un fuerte escándalo en su época.

En la actualidad la obra se ha convertido en una pieza de culto que ha sido adaptada a un musical, pop rock, que fue estreno por primera vez en Broadway, en 2006, de donde se han hecho diferentes adaptaciones en algunas ciudades del mundo como Nueva York, Londres, Viena, Buenos Aires, Ciudad de México y ahora Barcelona presentándose en el Teatro Gaudí.

El musical que esta dirigido principalmente al publico joven intenta mantener la esencia de la obra escrita por Frank Wedekind, hace más de un siglo, manteniendo los diálogos entre los personajes, en un escenario minimalista, con música en directo y bailes que en ocasiones recuerda más un formato de reality show.

Sabemos que Wedekind dedica su texto al hombre enmascarado a quien representó, llevando una máscara, en la primera puesta en escena de la obra en un Teatro de Berlín, en 1906. El personaje del hombre enmascarado hace su aparición al final de la obra, personaje al que Lacan le presta toda su atención en el Prefacio, de 1974, y que en la adaptación realizada para el musical en Barcelona dirigida por Marc Vilavella es omitido quizá como signo de que en nuestra época el hombre enmascarado ha dejado de ser el semblante por excelencia.

Así la obra no deja de no escribirse aún en el Siglo XXI bajo el título de “El despertar de la primavera” despertando el interés de nuevas generaciones.