Recorte de Escuela. Una clínica no sin ética | Rosa Godínez y Hebe Tizio

Facebooktwitterredditlinkedinmail

imagen para clínica fuera de las normasEl pasado martes 28 de febrero en la Comunidad de Cataluña de la ELP (CdC-ELP) se inauguró la apertura del espacio hacia PIPOL 8: “La Clínica fuera de las normas“. La mesa fue moderada por Neus Carbonell y presentaron Hebe Tizio y Xavier Esqué sus aportaciones acerca del eje de trabajo: “Clínica fuera de las normas” del próximo encuentro PIPOL para julio 2017 en Bruselas.

A continuación unas líneas sobre algunas cuestiones expuestas a partir de esta primera mesa de trabajo así como el debate con la sala:

Clínica fuera de las normas” implica una ética que sustituye la clínica de las normas. Hay una norma singular que bajo transferencia puede ser alojada y tratada. La potencia del discurso analítico abre una vía posible para el tratamiento del síntoma y los fenómenos contemporáneos. O también, la vía del síntoma es un tratamiento posible de lo que hace obstáculo del goce. Desde la práctica lacaniana podemos dar respuestas a los reales propios de la época actual atendiendo al nivel del discurso en tanto “cada uno es una defensa contra lo real, es una respuesta a la relación sexual que no existe, es un modo de mitigar el impacto de lalengua en el cuerpo”, indicó Xavier. Ahora bien, no sin estar atentos a las modalidades actuales de la transferencia o, más bien, a mi parecer trabajando en la invención de nuevas formas de transferencia advertidos por el propio Lacan de la lógica de la segregación e inmersos hoy en la “tiranía del objeto” en la que quedan atrapados los cuerpos, en tal lugar, en el protocolo que impone las leyes del mercado.

Rosa Godínez.

Sobre “La clínica fuera de las normas”

“Se va contra la práctica del psicoanálisis porque toma el síntoma, lo incomparable de cada uno y promueve la invención fuera de las normas. Pero no se trata de un sin normas por oposición a las normas del amo sino entender que el parlêtre tiene su propia norma interna de goce. Por eso Lacan abordó la cuestión de lo incurable y de un nuevo saber hacer con eso que hace las veces de real para cada analizante. Por eso también no hay psicoterapia posible desde el psicoanálisis sino graduación de la potencia del dispositivo analítico.

Sin duda que el psicoanálisis tiene un dispositivo potente y la orientación lacaniana está a la altura de tratar los nuevos síntomas pero este momento plantea la necesidad de saber decir cómo es esa clínica, cómo es hoy una clínica fuera de las normas y allí cada practicante está llamado a responder. De fondo se trata de una revisión de la clínica misma.

Pero el “a mi manera”, que implica un “no como todo el mundo” no es efecto del relativismo donde todo vale, por eso pone en primer plano la cuestión ética como ya se ha señalado. Esta perspectiva del psicoanálisis rompe el binario homogenización/relativismo como los dos polos donde se hace presente la falta de regulación.”

Recorte de la presentación de Hebe T., a cargo de la propia autora, cuyo texto completo se publicará en la revista Freudiana.